Parentesis:Las esculturas de Shigeo Fukuda.

 
 
Las esculturas de Fukuda son bellas metáforas que nos enseñan a ver detrás de que todo ruido visual , que 
 
´puede ser atribuida al anonimato, al desconocimiento  o las mascaras que nos colocamos en la vida, que el 
 
que aprende a ver un poco más allá puede apreciar la verdadera forma de ese ser.
 
Se proyecta bajo ciertas luces , bajo ciertos ángulos, bajo ciertas perspectivas , luego solo nos queda 
 
almacenarlas en la memoria, ya que toda persona siempre es un devenir.
 
 
 
 
Trato un poco de asir el método de este trabajo tan original , es difícil intuir verdaderamente el proceso 
 
creativo de una persona, cuando ya es difícil identificar y explicar la creación propia.
 
 
Me aventuraría en señalar que la  idea surgió en la época  de pos-guerra de Japón, de una ciudad  
 
devastada , en ruinas, quizás Fukuda  vio en un momento de lucidez, o  fue presa de ese sentido místico que 
 
invade  en ciertos momentos  a los creadores, 
 
y más allá de esas ruinas , quizás apreció la forma inusual  de la sombra dibujando  una imagen que lo 
 
cautivó.

Que las cosas  pueden ser destruidas o modificadas  en su superficie, pero aun conservan lo elemental, lo 

identitario.

Similar un poco a las personas que se nos aparecen en los sueños, viajeros disfrazados como Ulises, pero 

que sabemos por arte de magia que debajo de aquel disfraz se haya un ser querido.

 
 
 
Es  posible inferir también que lo que se quiere transmitir, más alla del virtuosismo técnico , es que detrás de todo objeto subyace una esencia, pueden cambiar los elementos y su naturaleza, puede ser otra la disposición de construir y levantar, de amalgamar y de unir los distintos trozos de algo, la esencia es una sola, en este caso, la señalada por la luz.Pero es una luz que es enfocada por la reflexión, es intencional, no puede existir esa sombra asombrosamente perfecta en su forma si la luz no es la precisa, en el instante preciso, en el angulo correcto, tanto de la luz emisora como de la posición del observador.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Se puede afirmar lo mismo del conocimiento de una persona, del cambio de estado de sujeto-anónimo a persona -parte de mi, nace de ciertas situaciones que permiten conocerlo, entrar a la esfera de lo intimo y conocer la “sombra” de esa persona antes inasible a mi, desconocida, extraña y errante.
 
 
 
 

 
 
 
 
Pero al igual que las esculturas, todo tiene un limite, cuando las luces se apagan, cuando la obra se deshace irremediablemente, la sombra y la razón de ser deja de estar presente de forma tan evidente, con todas las luces las esculturas de Fukuda pasan a ser un montón de chatarra, de cucharas y cuchillos viejos fuera de lugar; con las personas ocurre lo mismo, el sentido de conexión y de vinculo , que puede ser tan especial a ratos, tan intimo y fuerte , que pueden darse entre dos enamorados , por ejemplo, también desaparecen cuando el instante deja de ser, el entorno, el tiempo se desconectan .
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Posiblemente el método empleado para lograr este resultado, sea el dibujar  en la superficie la silueta a 

lograr, entonces solo bastaría  ir rellenando  esta silueta  con  los elementos disponibles , hasta conseguir  el 

efecto final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s