Archivos Mensuales: enero 2015

Historia del Diseño gráfico:El itinerario de la piedra Rosetta, de Egipto a Europa.

La incesante pasión por la guerra y el control del poder permitieron agitar un nido de hormigas que desencadenaron, finalmente, una dispersión de piezas multinacionales dispuestos hasta entonces sobre el tablero de la geografía de finales de siglo XVIII. Francia , Inglaterra, India, Egipto,turquía entre otros eran involucrados de manera paulatina pero irreservesible en las nuevas dinámicas políticas y sociales que serían y serán para siempre, el sello de una globalización más inmediata. En ese entonces, esta madeja de causas y efectos eran mas bien localistas o de efectos no muy extensos o más bien no tan rápidos como lo es hoy en la actualidad.

mapa_delta01

Durante la Edad media , el puerto Al -Rashid cobró más importancia que la imponente y siempre inmortal Alejandría como salida al mar de la ciudad de El Cairo. La transformaciones de las ciudades siempre crecen tomando los elementos que se encuentran a su alrededor, como los importados de localidades aledañas, la ciudad de Al-Rashid tomó también elementos faraonicos del famoso Delta . Bonaparte, recordemos, arribó en 1798 , trayendo a las costas exóticas de Egipto la nata militar y científica de su patria en expansión, cuando esto ocurrió, esta ciudad tan importante durante tantos siglos comenzaba a presentar signos de decadencia.

Antecedentes fortuitos del descubrimiento de la piedra Rosetta.

La ofensiva angloturca era eminente para expulsar  a los invasores franceses,  quienes comenzaron a rearmar el fortín de la ciudad para resistir, en esta actividad que implicaba movimiento de piezas y elementos que permanecieron intocados durante siglos, el teniente Bouchard encontró  a mediados de julio, la gran laja de basalto grabada con tres textos  escritos perteneciente a distintas lenguas.

Al-Rashid es el nombre de la ciudad en que se hayó la famosa piedra, que en francés recibió el nombre de ROSETTA. Pronto comenzaría la increíble travesía de la estela rumbo a su desciframiento, del teniente Bouchard pasó a manos  del general Menou el cual fue el vínculo que interesó a Napoleón.

menou
Jacques-François de Boussay Menou

La piedra estaba destinada para siempre a ser objeto de admiración y fascinación. Recordemos que las entradas anteriores nos referimos a como el séquito de científicos que llevó Bonaparte habían fundado el instituto francés de El Cairo, pues en agosto de ese año, la piedra Rosetta ya se encontraba instalada en dicho lugar.

Los expertos franceses identificaron las dos primeras escrituras como egipcias, sin duda, indecifrada hasta entonces , y aun envuelta en un profundo misterio reverencial en cuanto a su significado. La tercera lengua inscrita en la pétrea superficie correspondía al  griego.

Hoy en día sabemos que las tres escrituras hacen referencia a lo mismo, pero en aquel año, el identificar el griego no era sinónimo de que las otras dos escrituras efectivamente decían lo mismo. El gran trabajo que quedaba entonces por hacer, era tratar de descifrar aquella escritura que durante milenios permaneció oculta para los ojos foráneos. Muchos eruditos dominaban el griego, pero ninguno de ellos tenía la lucidez de poder desentrañar el viejo misterio.

Los movimientos de la guerra no alcanzaron el instituto hasta el año 1801, el cual ante el peligro de caer, los franceses la transportaron a Alejandría, en donde finalmente fue tomada por los ingleses. Aqui la piedra Rosetta cruzaría el mar alejándose para siempre de su tierra para llegar a Inglaterra. Llegó a Portsmouth y la sociedad de anticuarios de Londres, para llegar finalmente al Museo Británico a fines de 1802, donde fue catalogada bajo el impersonal cifra de EA24. En la próxima entrada veremos la labor de varios hombres que participaron en la labor de traducción, que solo fue posible a la profunda obsesión unido a la inteligencia, una fusión sin duda, explosiva y nutritiva.

sociedad antocuarios londres
Sociedad Anticuarios Londres