Martin Kippenberger:”yo no puedo cortarme una oreja todos los días”

“Yo no puedo cortarme una oreja todos los días, hacer de Van Gogh aquí, de Mozart allí. Ya cuesta trabajo examinar aquí una y otra vez lo que uno realmente hace”

rana Martin Kippenberger

Esta frase pertenece al artista alemán Kippenberger, (Dortmund 1955-Viena 1997) quien dejó una huella profunda en la década de los 90 en la esfera del arte.Su trabajo tiene como rasgo distintivo su increíble búsqueda de medios de expresión para volcar su imaginación, su discurso critico y provocador .

Abordó su obra polifacética empleando medios tales como el dibujo,esculturas, cuadros,instalaciones y libros de artista, en todas ellas la provocación siempre estuvo presente, la polémica como herramienta de critica social, el cual traía aparejado la ofensa naturalmente. Una de sus obras más conocidas es la de un sapo crucificado. Siendo honesto esta obra habría que extrapolarla a aquellos años , en donde las imágenes y la cultura de crudeza visual que inunda las pantallas rápidas y táctiles  de esta modernidad hiperconectada de ahora, no era tan obvia ni tan permisiva en ese entonces, de ahí su impacto. Kippenberger se enmarca dentro del movimiento artístico Neuel Wilde, que irrumpió en la década del setenta y se extendió hasta fines de los ochenta.

martin

El trabajo de todo artista es analizable o abordable desde muchas aristas , a veces llama la atención una obra y no otra, en particular, en este instante, me llama la atención la frase que da titulo a esta entrada, hace un tiempo había escrito sobre el populismo de Van Gogh, que esta tan arraigado dentro de nuestra cultura actual como un objeto de consumo que da cierto status o nivel cultural de quien esta familiarizado en algo con su obra. El cliché de cortarse la oreja , cuya veracidad de los echos en cuanto al motivo real por el cual se cortó la oreja o si se la cortó su amigo Gauguín permanecerán en el misterio, siempre es el gráfico de lo atormentado que debe ser un artista “real”.

martin kippenberger untitled 06martin2

Ignoro el contexto de la expresión de esta frase, presumo que dada la naturaleza confrontacional y polémica de su autor, haya visto el tema de la oreja como una estrategia para llamar la atención de los medios, o una analogía de lo que son capaces muchas personas para poder sobresalir con su trabajo. Personalmente pienso que este enfoque es bien hijo de nuestro tiempo, a saber: llamar la atención a toda costa primero y no como resultado natural de un trabajo personal y critico, en suma , de una vida comprometida.

martin3

Insisto, en muchas ocasiones, un artista es un chamán , un vehículo que contiene el espíritu de un mundo instintivo y salvaje, muy propio del hombre, que se manifiesta utilizando las herramientas culturales del momento, con los soportes y medios producidos desde la naturaleza más primordial, como son los pigmentos y otras materias, transformados en artículos de uso masivo , cada vez más tecnológico, cada vez más alejado de “un ensuciarse las manos”, pero que sirven para mostrar al mundo , cruzando el entretejido de estas sociedades complejas y “modernas”, que el hombre posee una parte de una naturaleza profundamente irracional e ilógica, no obstante, de mucha energía y es la fuente de su alegría y realización, todo ello, a través del arte.

martin kippenberger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s