Archivo de la etiqueta: Alejandro Jodorowsky

Alejandro Jodorowsky: Calidad y Cantidad (MIcrocuento).

Calidad y Cantidad.

“No se enamoró de ella,sino de su sombra.La iba visitar al alba,cuando su amada era más larga.”

jodoEste microcuento del incombustible Alejandro, en su brevedad, despliega un extenso mapa de posibilidades y coordenadas interesantes a abordar. Este microcuento aparece en Sombras al mediodía,Stgo de Chile, Dolmén Ediciones, 1995,pág. 41, su lectura llegó a mi a través de Brevisima Relación , Nueva Antología del Microcuento Hispanomaericano, de Juan Armando Epple, Mosquito Editorial, pág.58

Este microcuento a diferencia de otros que me han gustado a rabiar, no me conmueve desde la emoción, o más bien la emoción se produce desde el punto de vista intelectual primero. En muchos casos los escritos , aunque no lo parezcan a primera vista, siempre son trabajos de elaboración y reescritura constante, que el autor una y otra vez va puliendo constantemente hasta dar con la forma definitiva,la más acabada.

Eso es lo que ocurre con esta breve obra, se inicia con la aseveración con respecto de un hombre enamorado de una mujer,” No se enamoró de ella,sino de su sombra”, lo interesante de este punto, es que Jodorowsky separa la sombra y el la persona que lo produce como dos entes disociados e individuales, como si la sombra de la persona no perteneciera en absoluto a esa mujer. Personalmente siempre me ha llamado la atención el asunto de las sombras, sobre todo de las sombras de seres errantes como somos las personas, es decir, por ejemplo, la sombra de un árbol cumple una función sumamente importante: da frescos, aporta humedad al microsistema conlindante con el radio que abarca. La sombra de un árbol da sosiego y respiro en un día caluroso. Pero la sombra del hombre no aporta nada. Pero en este cuento, la sombra de esa mujer enamora.

Pero la sombra que él ama no es una sombra cualquiera, no basta con que sea sombra, la sombra que el ama es la sombra alargada que la luz del amanecer provoca, no le sirve otra sombra, en otro momento del día esa sombra no ofrece nada extraordinario , así es que el hombre la va a visitar solo en ese instante temprano del día, la persona que provoca la proyección es solo un envase superficial.

¿Cuánto dura un amanecer? La tierra tiene 360 grados y gira sobre si mismo aproximadamente 24 horas de promedio, 1440 minutos,lo interesante como dato, es que la tierra tarda 4 minutos en moverse o pasar de un grado a otro, y el amanecer dura dos grados, es decir, 8 minutos. Estos son los ochos minutos de amor que anima el espíritu de este microcuento.

A partir de este dato tan bello es posible deducir con un grado de presunción, que esta sombra es una metáfora de lo que nosotros proyectamos en muchas ocasiones al objeto de nuestro amor, que las cosas que aman de nosotros nuestras parejas son acciones ,cualidades, esencias que proyectamos solo breves instantes, pero como ocurre con el fenómeno de la luz, la luz solo puede ser percibida de manera única por el observador, de acuerdo a la naturaleza de quien observa. Enamoramos sin querer profundamente, solo el enamorado (a) es capaz de contemplarnos en nuestra esencia.

Anuncios