Archivo de la etiqueta: Memorias de Adriano

La Divina Comedia de Dante en la memoria increíble de un joven asesino.

19-canto-xii

Hace muchos años atrás conocí a un muchacho llamado José  , era bien especial él, José pertenecía a ese grupo de personas que resaltan por su carisma y de exhibir una  simpatía extrema , su espontaneidad era muy  similar a la que expresa  un niño, quién no teme mostrar sus emociones y ocurrencias. En ese entonces, el era mayor que yo (bueno, en esa época todos eran mayores que yo), aunque se notaba que su manera de expresarse , verbalmente, presentaba muchas carencias , en cierto modo se podía apreciar a simple vista  que  no había terminado el colegio.

Había matado a una persona en un asalto junto con unos “amigos” del lugar donde vivía, aunque el no recuerda nada de aquella tarde en que ocurrió esa tragedia. Es decir, recordaba fragmentos inconexos. Solo se vió con el cuchillo en la mano, presumo que se encontraba en una situación de  shock, aunque él esta seguro que nunca fue su idea hacerle daño.  Me lo dijo llorando aquel día frío de invierno ,  seguramente ese rostro absorto y mi ingenuidad fueron los ingredientes suficientes para tomar por cierto su versión de los echos.


Lo cierto es que lo conocí en un programa de empleo estatal para chicos conflictivos, era un grupo de jóvenes inadaptados,con muchos problemas para relacionarse o llevar a cabo algún plan concreto para alejarse de una mala vida . La presencia de Juan en ese programa de capacitación  era la condición por la cual estaba en “libertad”,  y era una libertad entre comillas porque la investigación había quedado congelada , (ahora con los años se me ocurren muchas cosas , que la persona asesinada, que si mal no recuerdo, era un hombre muy viejito, no tenía a nadie que reclamara justicia, por eso esa lentitud de esclarecer los echos ).

El recuerdo de ese episodio hubiese pasado sin pena ni gloria , y posiblemente hubiese acabado en el mismo rincón enorme de las cosas que olvido, si no hubiese estado mezclado por una anécdota literaria asombrosa: Juan se sabía extractos enteros de la Divina Comedia, de Dante de Alighieri, el gran poeta florentino del siglo XIII.

la_divina_comedia

En aquella época me encantaba su lectura  (hace poco intenté leerlo y no pude, no me gustó, , me quedo eso si, incondicional, con las ilustraciones de Gustave Doré). Para mi resultaba sencillamente extraño esa obsesión de Juan por Dante y el contraste con su educación formal . Entiendo que hay mucha gente que puede resultar ser increíblemente culta y preparada sin necesidad de finalizar sus estudios de la escuela, pero esa educación autodidacta sobrepasa los modales, la manera de expresarse, de conducirse , en Juan no era así, el solo sabía de memoria el libro.  Si no hablaba del libro , pasaba por un perfecto delincuente.  Comenzó a hablar sobre sus impresiones del libro conmigo, porque yo sabía de que estaba hablando, eso le permitió entrar en confianza, ese fue el camino que llevó a contarme la otra desgracia, que por lo demás , no era un misterio tan grande tampoco dentro del lugar.

La razón por la cual este chico estaba obsesionado con La divina Comedia, era porque  estaba enamorado de una chica de su población, en esta espontaneidad  tan alegre, afirmaba de manera tan natural , su esperanza,  que quizás podría enamorarla a ella si le profesaba un amor incondicional como Dante por Beatriz. Quizás se imaginaba a él mismo atravesando este infierno de vida que le tocó vivir y su luz era aferrarse a ese amor de esta mujer que representaba lo bueno que puede tener la vida. 

Para mi era increíble escuchar como recitaba pasajes enteros . Yo tengo el libro, lo llevaba para corroborar  y era cierto, podría equivocarse quizás en algunas pequeñas palabras. Pero el sentido de la cita estaba integro. También se sabía párrafos en italiano. Era un fenómeno. Pasamos largos ratos hablando sobre ese libro. En ese entonces yo solo hablaba de libros, mis frases y mis opiniones eran en su mayoría referencias literarias.Defecto que me hizo ver años después, una persona muy especial que conocí.


Un día Juan se cortó los dedos de la mano derecha en  la fresadora, que era la maquina donde se hacía los rebajes de los ángulos de las piezas de los muebles. Gran parte de sus tres  dedos y un trozo pequeño del cuarto salieron volando en pedazos  como carne molida por los aires. Se distrajo porque estaba drogado. La última vez que lo vi, fue semanas después de ese día martes:  tenia una mountrosidad de tornillos y barras  en su dedos.

 00106520211597___P1_1000x1000Hablamos un rato en la calle , en las afueras del centro de capacitación, yo venía llegando atrasado y él iba saliendo de ahí, me contó que era posible que fuera preso , solo fue a despedirse, por el accidente ya no podía ejercer labores manuales o aprender ese oficio por el momento. Yo justo ese mañana me había comprado un libro “DOCE CUENTOS PEREGRINOS” de García Márquez, y devoré su lectura en la micro. 

Ah sido la única vez que e regalado un libro , es como pedirle a un alcohólico que regale un whisky . Le regalé el libro, con la esperanza o la intención que se acostumbrara a leer, no sé, no estoy seguro, quizás sentía lastima,era un chico amable, que había tenido una vida de mierda, y que había desarrollado un universo especial, en muchos casos, como una manera de abstraerse de los problemas.  Como fuese, creo que lo incluí en mi universo de recuerdos como un episodio ficticio , el relato número trece de ese libro de Doce cuentos, todo un personaje del mundo de García Márquez.

Anuncios

Una novela arqueológica: Dioses, tumbas y sabios, de C.W. CERAM.

La tentación es grande la de omitir ciertos temas para poder avanzar en la historia, ya que mi parte favorita de esta cronología literaria del tiempo y de la vida del hombre se encuentra mucho más adelante de la época de los faraones, pero hablar del descubrimiento de la Piedra Rosetta saltando directamente a Champollión, sería omitir bastantes detalles que si no los tratamos ahora, moriremos en la ignorancia más aberrante .

Tengo en mis manos un libro bastante interesante, el cual fue amor a primera vista y pienso que es hasta mutuo, su titulo es “Dioses,Tumbas y sabios” de C.W CERAM , cuya primera edición en español es de noviembre de 1953 bajo la editorial catalana “Ediciones Destino”, la edición que tengo momentáneamente en mi poder, es de enero de 1958, así es que como adivinará el atento lector, corresponde a esa familia de libros con ese aire delicioso de ser levemente antiguo, de páginas de un color levemente amarillento, de tapa dura , el cual tiene una extensión de 411 páginas.

¿ Qué es lo que lo hace atractivo aparte de ser de un maquetado clásico, de la vieja escuela?

Pues que este libro es una novela arqueológica, pero no es la novela arqueológica como las novelas del famoso arqueólogo y escritor italiano  Valerio Massimo Manfredi , autor de la entretenida saga “Alexandros”(la recreación de la vida de Alejandro Magno) o Paladión , (en realidad son como 23 los libros que tiene publicado desde 1984 , o la novela histórica “Memorias de Adriano” de Margueritte Yourcenar . El libro de Ceram es una novela arqueológica que se centra en los detalles y pormenores de los descubrimientos arqueológicos, de sus personajes , descubridores y los detalles cotidianos que se hallan detrás de los grandes títulares.

¿Quién fue C.W. CERAM ?

Ceram es el seudónimo del escritor, critico y periodista  alemán Kurt Wilhelm Marek, quien nació en 1915, en Berlín. Ceram corresponde a su apellido invertido Marek,(Keram) cuya nueva orientación lo hizo para poder distanciarse de su conocida colaboración durante el III Reich  , en donde prestó servicios de reportero y difusión de la propaganda nazi, al parecer, colaboración de carácter forzoso. Echo prisionero en Italia , al parecer en ese mismo instante cesa su colaboración y olvida toda idea relacionada con el tristemente celebre nazismo. Ceram de echo , llego a ser redactor jefe de Die Welt (que fue una publicación fundada por Theodor Herzl ,que  fue el “órgano central del movimiento sionista.”) y director de publicaciones de el editorial Ernst Rowohlt.

Dioses,tumbas y sabios.

Fue un periodista bastante inquieto, la divulgación arqueológica fue su fuerte, pero es conocido sobre todo por este libro, que fue publicado en 1949 con el titulo original Götter, Gräber und Gelehrte.  El texto esta dividido en 5 grandes grupos:

I- El libro de las Estatuas. (centrado en el mundo antiguo griego)

II-El Libro de las Pirámides. ( centrado en el antiguo Egipto)

III-El libro de las Torres.   (centrado en los hallazgos de carácter bíblico)

IV-El libro de las Escaleras  ( centrado en el mundo precolombino)

V-Los libros de Arqueología que todavía no pueden escribirse. (centrado en los misterios que no se pueden dar un veredicto certero).

El libro , como su mismo autor señala , no pretende ser un tratado científico, (quizás por ese mismo motivo su éxito, el de acercar la arqueología al lector común y que ha sido traducido a 28 idiomas hasta la fecha ) esa prosa liviana y reconocible, centrado en las vicisitudes cotidianas de personajes tan reconocibles como Heinrich schliemann (el descubridor de Troya) de Howard Carter (descubridor de la tumba de Tutankamon) o del personaje que nos convocará luego para seguir con la historia del diseño gráfico o de la comunicación visual , Champollión, no se apega al tecnicismo, sin embargo, a  juicio personal, es más fácil entender y comprender los hechos en profundidad  cuando somos capaces de comprender los pequeños detalles, asombrosos en como se suceden y se conectan unos con otros, a través de la “suerte”  y del “azar”.

Es la pequeña historia del día a día la que encierra las virtudes y el esfuerzo , el método, el trabajo , la ambición, la persecución de los sueños, la pasión, la que desencadena los grandes echos, no estamos levantados de solo fechas y datos, la historia no puede seguir resumiéndose como : “Piedra Rosetta+Champollión-jeroglíficos resueltos (“listo, ya saben todo lo que deben saber con respecto a como se logró”), “Dioses,tumbas y sabios” es un interesante libro sin duda.

Memorias de Adriano: Marguerite Yourcenar.

ff

Pude haber colocado el nombre de la autora primero y luego el libro, pero me percaté de que en realidad , la única obra que me gusta es Memorias de Adriano,había leído el ensayo “Mishima o la visión del vacio” (1982), esperando encontrarme con la intensidad del autor japonés unido a la prosa magistral  , pero solo resultó ser un trabajo menor en comparación con su gran obra y  aquello motivó a que no acometiera la empresa de leer  “Opus Nigrum”, que se supone es su referencia literaria , por la cual es reconocida .

No obstante, Memorias de Adriano  , que fue publicada en el año 1951, es una obra maestra, Marguerite Yourcenar es una escritora francesa , pero nació en Bruselas , Bélgica, en 1903 ,cuando su madre murió a muy temprana edad, su padre francés la llevó al país galo donde se educó, y su padre, que era muy culto y le encantaba los viajes , le transmitió su amor a la cultura y siempre la llevó consigo en su vida cosmopolita.

Marguerite cursó estudios universitarios , especializándose en cultura clásica, sus largas estancias en Grecia, terminó de impregnarse de la cultura clásica que es la base cultural del mundo occidental, y gracias  a ese conocimiento es que pudo recrear , fielmente todo un período, la era del emperador Adriano de manera tan cabal y precisa.

Memorias de Adriano es una obra escrita en modo de carta para su sucesor, en que escribe, de manera única y hermosa, los pensamientos que giran alrededor de la experiencia de un hombre, de la vida y de la existencia , las páginas dedicadas a la reflexión del sueño, del acto de dormir al lado del ser amado , contemplarlo mientras duerme debe ser sin duda , uno de los escritos que dejan pensando no solo un instante sino que perduran en el tiempo y dejan una sensación de trascendencia , que hacen cuestionar actos tan sencillos como cotidianos.

 

El siguiente texto fue el famoso párrafo que me atrapó hace muchos años, y que pertenecía a un comentario aparecido en un suplemento que coleccionaba que se llamaba “Artes Y Letras”, fue ese texto lleno de vida y de una magia imborrable que me llevó a leer ese libro y sucumbir para siempre , a su embrujo, vale la pena leerlo :

 

“…De todas las felicidades que lentamente me abandonan, el sueño es una de las más preciosas y también de las más comunes. Un hombre que duerme poco y mal, apoyado en una pila de almohadones, tiene tiempo para meditar sobre esta voluptuosidad particular. Concedo que le sueño más perfecto sigue siendo casi por necesidad un anexo del amor: reposo reflejo, reflejado en dos cuerpos. Pero lo que aquí me interesa es el misterio específico del sueño por el sueño mismo, la inevitable sumersión que noche a noche cumple osadamente el hombre desnudo, solo y desarmado, en un océano donde todo cambia, los colores y las densidades, hasta el ritmo del aliento, y donde nos encontramos con los muertos. Lo que nos tranquiliza del sueño en el sueño es que volvemos a salir de él , y que salimos inmutables, pues una interdicción extraña nos impide traer con nosotros el residuo exacto de nuestros ensueños. También nos tranquiliza el que nos cure de la fatiga, pero esa cura temporaria se cumple por el más radical de los procedimientos, el de dejar de ser. Allí, como en otras cosas, el placer y el arte consisten en abandonarse conscientemente a esa bienhechora inconsciencia, en aceptar ser, sutilmente, más débil, más pesado, más liviano y más confuso que uno mismo…”

Adriano fue el que edificó un  gigantesco muro de 117 kilómetros de largo alrededor del imperio romano que comprendía la Britania, para frenar las invasiones de lo que hoy son los pueblos de Escocia.  Fue construída entre los años 122 -132 , sus muros eran de 3-4 metros de grosor y de altura similares, contenía 14 fuertes y 80 fortines.Hoy en día aun quedan restos de aquella muralla, lo cual en sus materia inerte  evoca  del esmero y de la perfección de su obra.

Margueritte murió en Estados Unidos, en el año 1987, país en donde obtuvo la nacionalidad .

descarga (3)

descarga (4)

descarga (2)

26548287

4c1a71710f3e2fc81d36c3d4c3b443e2o